El masaje tántrico es diferente a los masajes tradicionales. Este tipo de masaje es una gran opción a la hora de conseguir seducir a la pareja de una manera diferente.

Si hablamos con los profesionales de este tipo de masaje, siempre nos comentan que es un masaje que va destinado a despertar la memoria celular. Gracias a esto se consigue un placer muy grande, incluso sin que haya penetración de por medio. Es verdad que este tipo de masaje no se disfruta a la primera, pero una vez que se aprende a realizar, la experiencia no se puede describir con palabras. Con estos masajes se consiguen experiencias inolvidables, un toque exótico de la pareja y también ayuda a mejorar la relación con la otra persona. Una buena herramienta en todos los aspectos.

Pasos para dar un masaje tántrico correctamente

El ambiente es fundamental para que el masaje pueda tener éxito. Para conseguirlo, hay que preparar el ambiente para que la mujer se pueda meter en ambiente y consecuencia disfrutar del masaje que va a recibir. En primer lugar tenemos que buscar su comodidad y luego buscar una iluminación y música relajante. Sin relajación no se puede disfrutar de un buen masaje tántrico. Incluso las velas aromáticas pueden ser de gran ayuda para conseguir los objetivos que estamos buscando.

Luego es el momento de eliminar todo tipo de barreras que puedan poner en compromiso el masaje. Me explico la sala tiene que estar libre de relojes, móviles… cualquier cosa que os pueda distraer tiene que estar fuera de la habitación. El masaje está para disfrutarlo y no para estar pensando en otras cosas.

Ahora es el momento que ambas partes os desnudéis para poder disfrutar de vuestros cuerpos al máximo. Este tipo de masajes siempre tienen que ser dados al natural. No debe haber vergüenza en ningún aspecto.

Ahora es el momento de invitar a la mujer a tumbarse en la camilla o cama que hayamos preparado para el momento. Ahora es el momento de comenzar a masajear su cuerpo. Puede ser una buena opción comenzar a masajear la zona de los pies y poco a poco ir subiendo por su cuerpo hasta el cuello y la cabeza. Es un masaje completo, es decir, todo el cuerpo deberá ser masajeado. No olvides usar todo tu cuerpo para dar ese masaje, es decir, no solo tienes que ayudarte de las manos. Por ejemplo, según vas subiendo puedes ir subiéndote poco a poco para usar tu cuerpo como herramienta de masaje. Así se excitará mientras disfrutar del masaje que está recibiendo. El tacto de la piel es muy importante a la hora de conseguir una buena experiencia. Es el truco que hace que el masaje tántrico sea diferente a los masajes tradicionales.

Y lo más importante, este masaje se tiene que dar sin prisas y disfrutando. No solo va a disfrutar del masaje la mujer que lo está recibiendo, sino la persona que lo está dando. Es un amor mutuo y esto hace que una vez que se disfruta del masaje tántrico, todo el mundo quiera repetir. A esto hay que añadir que el tantra no va acompañado de sexo, sino que siempre va ligado a aguantar el deseo sexual. Eso crea unas experiencias que gustan a ambas partes y en consecuencia el placer sea mucho más duradero. Puede ser una muy buena opción para enriquecer las sensaciones previas a la relación sexual final.

Tras acariciar el cuerpo es el momento de dar el siguiente paso. Te recomiendo comenzar por el abdomen, los senos y los muslos. Luego dar el pasaje en la zona del hueso público, acariciando los labios mayores de arriba abajo y más tarde los menores. Finamente acabarás estimulando el clítoris con movimientos suaves.

Beneficios de los masajes tántricos

Muchas personas piensan que el masaje tántrico solo es un estado de excitación máximo, pero te puedo asegurar que tiene muchos otros beneficios para el cuerpo como los que te vamos a mostrar a continuación.

Se ha demostrado que a través de un buen masaje tántrico se ayuda a la piel a relajarse, es decir, ayuda a que la piel esté mucho más sana y joven. Por supuesto, siempre se tiene que hacer de manera adecuada para evitar lesiones y puede ser una buena opción acompañar el masaje con una buena variedad de aceite.

Otro de los beneficios de los masajes tántricos es que ayudan a mejorar el estado de ánimo de cualquier persona. Muchas personas que tienen un estado de ánimo bajo o incluso están en una fase depresiva superan esta etapa de una manera más sencilla con este tipo de masaje.

Aunque pueda parecer mentira, también ayuda a metabolizar mucho mejor los alimentos. Es decir, ayuda a que la digestión sea más sencilla a la vez que reduce el riesgo de sufrir afecciones como la acidez o el reflujo gastroesofágico.

Y por supuesto, ayuda a que la pareja disfrute de una mayor conexión. Una relación no solo va acompañada del sexo, también un masaje ayuda a que la pareja esté más unida. Muchos profesionales recomiendan los masajes tántricos para conseguir unir a las parejas que no están pasando por su mejor momento. Si notas un pequeño distanciamiento con tu pareja o comienzas a ver que las relaciones sexuales comienzan a ser rutinarias, no lo dudes y apuesta por dar a tu mujer un buen masaje tántrico.

Para disfrutar al máximo es importante que la mujer esté relajada y sobre todo apostar por la comunicación no verbal. El tacto tiene que ser el gran protagonista. Y es que hablar de más puede provocar el efecto contrario. Y si tu pareja quiere que se acabe el masaje, siempre tienes que acabarlo retirando la mano lenta y de manera cuidadosa.

Llegar al punto G

Cuando hayas finalizado el masaje puede ser una buena opción seguir para dar el máximo placer a la mujer. Para conseguirlo ponemos la mano con la palma hacia arriba y metemos el dedo corazón por la vagina y lo doblamos en dirección a la palma. Por la zona púbica notarás una zona esponjosa. Quédate en esa posición y comienza a hacer movimientos circulares.

Es verdad que el masaje tántrico no busca la penetración, pero puede ser una muy buena opción para conseguir un mayor placer para la mujer y en consecuencia disfrutará de un mayor placer y relajación.